Exposició ENSAYO LUMÍNICO

GALERIA ZIELINSKY – Barcelona del 30-11-2017 fins 02-02-2018

inauguracio-expo-rafel-egea

SERIE LLUM VEGETAL

Tot el que veiem ja està en nosaltres: idees primitives a traves de la nostra moderna experiència. És quelcom real i existent en el nostre imaginari primigeni, una afinitat espiritual amb les formes arcaiques i en les emocions que aquestes generen, que ens arrastren irresistiblement a la fantasia. És la matèria simbòlica de la que està carregant el nostre subconscient, aquella que la consciencia oblida, però que l’home reviu, sense parar, en un cicle sense final.

L’art és intemporal i les imatges, com una forma d’il·lustrar somnis, anul·len el temps cada vegada que repeteixen l’arquetip del centre. Les simetries, com a forces poderoses, ens recorden la irresistible bellesa de l’Univers.

Estem creats de la mateixa matèria  de la que està composat el mon, som la mateixa llum.

Lidia Carrera

INAUGURACIÓ GALERIA ZIELINSKY

Dijous, 30 de Novembre 2017 a les 19h Barcelona

Reportatge fotogràfic: Albert Puntí

 

Rafel Egea transforma la luz. Utiliza las tendencias fundamentales de la naturaleza que se detectan a través de la cámara. Se apropia de la materia orgánica relativamente simple, que al pasar por sus lentes resultan en sustancias más complejas. En el universo orgánico, la tendencia es conservadora y la variación es revolucionaria. Egea ilumina esta transformación estética encontrando la belleza en la simplicidad. Los detalles de las formas naturales son la fuente de inspiración y creación de la naturaleza propia del artista. De una forma kantiana (me puedo equivocar, pero diría que no se pone mayúscula), Rafel nos enseña el papel esencial de la belleza natural. Pero a la vez, Rafel transforma lo natural con sus sutiles transparencias y así se acerca al concepto Hegeliano: “La belleza artística es superior a la natural, pues esta, es producto del espíritu”.

Egea nos hace sumergirnos en una inequívoca reconciliación entre diferencias reales y la unidad real, escondida en el todo. Los organismos vivos retratados por su objetivo, asimilan las condiciones del mundo exterior de diversas formas. Tal asimilación de las condiciones exteriores y su transformación en condiciones interiores (creación artística), esta absorción y digestión del mundo exterior, son una de las características esenciales de las fotografías de Rafel. Retrata, con una visión sublime, la vida de la naturaleza, la suma de una serie de cambios formales casi imperceptibles a simple vista. Valida con su visión las palabras de Goethe sobre la exaltación de la naturaleza: “Cambia eternamente y no conoce ni un solo instante de inmovilidad. No tiene noción del reposo y maldice todo lo estático…”.

Gracias a los ensayos lumínicos de Rafel Egea, podemos ver revelada la belleza natural que está presente en el todo. Transparencias, contrastes, juegos de sombra y luz, oscuridad y vida. Trabajando mayoritariamente en el anochecer otoñal, Rafel consigue extraer la luz hacia fuera del objeto (“Como se ha podido condensar tanta luz en un lugar tan oscuro” – Tanizaki). Objeto este que no es nada más que el esencial que nos rodea. Lo visible/invisible que tenemos a nuestro alrededor. El lenguaje propio de la luz

Ricardo Zielinsky