Exposición ENSAYO LUMÍNICO

GALERIA ZIELINSKY – Barcelona del 30-11-2017 al 02-02-2018

inauguracio-expo-rafel-egea

SERIE LUZ VEGETAL

Lo que vemos ya está en nosotros: ideas primitivas a través de nuestra moderna experiencia. Es algo real y existente en nuestro imaginario primigenio, una afinidad espiritual con las formas arcaicas y con las emociones que éstas generan, que nos arrastra irresistiblemente a la fantasía. Es la materia simbólica de la que está cargando nuestro subconsciente, aquella que la conciencia olvida, pero que el hombre revive sin cesar en un ciclo sin fin.

El arte es intemporal y las imágenes, como una forma de de ilustrar sueños, anulan el tiempo cada vez que repiten el arquetipo del centro. Las simetrías, como fuerzas poderosas, nos recuerdan la irresistible belleza del Universo.

Estamos creados de la misma materia de la que está compuesto el mundo, somos la misma luz.

Lidia Carrera

INAUGURACIÓN GALERIA ZIELINSKY

Jueves, 30 de Noviembre 2017 a las 19h Barcelona

Reportage fotográfico: Albert Puntí

 

Rafel Egea transforma la luz. Utiliza las tendencias fundamentales de la naturaleza que se detectan a través de la cámara. Se apropia de la materia orgánica relativamente simple, que al pasar por sus lentes resultan en sustancias más complejas. En el universo orgánico, la tendencia es conservadora y la variación es revolucionaria. Egea ilumina esta transformación estética encontrando la belleza en la simplicidad. Los detalles de las formas naturales son la fuente de inspiración y creación de la naturaleza propia del artista. De una forma kantiana (me puedo equivocar, pero diría que no se pone mayúscula), Rafel nos enseña el papel esencial de la belleza natural. Pero a la vez, Rafel transforma lo natural con sus sutiles transparencias y así se acerca al concepto Hegeliano: “La belleza artística es superior a la natural, pues esta, es producto del espíritu”.

Egea nos hace sumergirnos en una inequívoca reconciliación entre diferencias reales y la unidad real, escondida en el todo. Los organismos vivos retratados por su objetivo, asimilan las condiciones del mundo exterior de diversas formas. Tal asimilación de las condiciones exteriores y su transformación en condiciones interiores (creación artística), esta absorción y digestión del mundo exterior, son una de las características esenciales de las fotografías de Rafel. Retrata, con una visión sublime, la vida de la naturaleza, la suma de una serie de cambios formales casi imperceptibles a simple vista. Valida con su visión las palabras de Goethe sobre la exaltación de la naturaleza: “Cambia eternamente y no conoce ni un solo instante de inmovilidad. No tiene noción del reposo y maldice todo lo estático…”.

Gracias a los ensayos lumínicos de Rafel Egea, podemos ver revelada la belleza natural que está presente en el todo. Transparencias, contrastes, juegos de sombra y luz, oscuridad y vida. Trabajando mayoritariamente en el anochecer otoñal, Rafel consigue extraer la luz hacia fuera del objeto (“Como se ha podido condensar tanta luz en un lugar tan oscuro” – Tanizaki). Objeto este que no es nada más que el esencial que nos rodea. Lo visible/invisible que tenemos a nuestro alrededor. El lenguaje propio de la luz

Ricardo Zielinsky